Sistema Septico
   

 

 

Tanque Séptico
Un tanque séptico es un recipiente fabricado en fibra de vidrio que se instala enterrado y tapado. Su función es recibir y descontaminar las aguas residuales que se producen en nuestros hogares cuando realizamos labores cotidianas como cocinar, entrar al baño o lavar la ropa. Cuando el agua contaminada entra al tanque los residuos sólidos van al fondo, en un proceso llamado sedimentación.
Para lograr una buena descontaminación del agua el tanque cuenta con cuatro cámaras: la Primera es la trampa de grasas, la segunda y la tercera son el tanque séptico y la cuarta (ubicada en el centro) es el filtro biológico o Filtro Anaerobio de Flujo Ascendente (FAFA).

Funcionamiento del Tanque Séptico

En la primera cámara los materiales sólidos más pesados (materia fecal, sobras de comida, entre otros) van al fondo por sedimentación y los más livianos (grasas, natas, aceites, entre otros) se quedan en la superficie del agua por flotación. En la segunda cámara caen los residuos que no fueron retenidos en la primera cámara, dando inicio al proceso biológico. En la tercera cámara se retienen los residuos que no fueron retenidos en las cámaras uno y dos.
Filtro Biológico FAFA
Después de que el agua pasa por la trampa de grasas y por el tanque séptico ingresa en forma ascendente por el filtro biológico o FAFA que corresponde a la cuarta cámara, allí termina el proceso de tratamiento del agua donde se remueve hasta un 80% de su contaminación.

El filtro biológico contiene un material plástico en forma de "crispetas" en el que se adhieren las bacterias encargadas de consumir los contaminantes presentes en el agua.

El mantenimiento de este sistema se logra sacudiendo fuertemente el material filtrante hacia el fondo con un palo o una pala, posteriormente debemos dejar sedimentar los lodos por un espacio de cinco minutos antes de abrir la válvula de purga.
Inspección del Sistema
Para que el tanque séptico funcione correctamente debemos evitar que el sistema acumule grasas y lodos que impidan su normal funcionamiento, controlando los niveles de natas y lodos por medio de las verificaciones periódicas. Es necesario hacer remoción de natas cada seis meses y purga de lodos cada año.
Para saber la altura de la capa de lodos, usamos una vara de dos metros de largo y forramos un metro de la vara con tela blanca o estopa. Destapamos el tanque y esperamos por lo menos 15 minutos para evitar la inhalación de los gases que se acumulan en el sistema. Introducimos la vara en la primera cámara por la punta forrada hasta que toque el fondo, dejamos sumergida la vara dos minutos y retiramos lentamente. Si la altura la parte de la vara que sale impregnada de lodo negro es menor a 60 centímetros, es el momento de hacer el mantenimiento a nuestro tanque. Si la altura es menor a 60 centímetros, procedernos a taparlo de nuevo.
Mantenimiento del Sistema
Remoción de natas: Elaboramos un cucharón con una vara de dos metros de largo y amarramos en la punta un tarro de lata o plástico.Retiramos las natas y las grasas que flotan en el agua. Si las natas forman una masa o pasta dura, debernos sacarlas con una pala o cucharón.

Purga de lodos: Para aflojar el lodo que se acumula en la tubería, abra y cierre la válvula de purga en forma consecutiva entre 5 y 6 veces. Esta válvula se encuentra en la parte inferior externa del tanque. Permitimos que el lodo salga hasta disminuir su nivel en el tanque séptico a una altura aproximada de diez centímetros con el fin de dejar un cultivo de bacterias para el próximo tratamiento de las aguas negras.

Para mayor información consulte la guia:
Operación y mantenimiento del sistema Tanque Séptico - FAFA